Era su último día de trabajo como médico en el Centro de Salud de la localidad alicantina dePinoso con motivo de su jubilación y no se le ocurrió otra cosa mejor que abusar sexualmente de una joven paciente, a la que engañó previamente achacando unas dolencias que tenía la chica a que no se masturbaba bien. Hasta ahora, el facultativo no había admitido las acusaciones de la paciente, pero este martes se declaró culpable en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Alicante y ha sido condenado a dos años de prisión, aunque no ingresará en la cárcel al acordar el tribunal la suspensión de la ejecución de la pena con la condición de que no delinca en los próximos tres años.
Source: Malaga 2