Las fuerzas de seguridad se ven obligadas a usar gases lacrimógenos, bombas aturdidoras y gas pimienta para intentar dispersar a los violentos. Ya han logrado recuperar el control total del alto tribunal
Source: Malaga