Nicolás Maduro decidió este lunes cancelar a ultima hora su viaje a Buenos Aires. El presidente venezolano justificó su decisión asegurando que existe un «plan extravagante» para agredirlo. La sola idea de su presencia había generado un enorme revuelo en la ciudad rioplatense, ya que las calles de Buenos Aires fueron escenario de manifestaciones el domingo y ayer en protesta por la posibilidad de la llegada del mandatario con motivo de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que arranca hoy. Lo reemplazará el canciller venezolano, Yván Gil. Cientos de ciudadanos venezolanos que viven en la capital argentina salieron a la calle con pancartas para expresar su descontento frente a la posibilidad de que Maduro aterrizara en la nación en la que consiguieron rearmar su vida tras tener que abandonar su país. A la manifestación asistieron también algunas figuras de la política local, que aprovecharon la visibilidad mediática de las protestas. Cabe recordar que este año hay elecciones presidenciales en el país del tango. El epicentro fue el barrio porteño de Retiro, donde los manifestantes se acercaron la noche del domingo con carteles bajo la consigna ‘Dictadores nunca más’, en referencia a la invitación de Alberto Fernández a Maduro y al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega . Noticia Relacionada estandar Si Maduro sopesa si viaja o no a Argentina, donde piden que sea investigado por crímenes de lesa humanidad Ludmila Vinogradoff El líder venezolano participa en la cumbre de la CELAC organizada en Buenos Aires aunque aún no se conoce si lo hará de manera presencial Pasadas las 15.00, hora local, se confirmó la noticia de que Maduro se ausentaría de la cita a la que había insistido en acudir. «Pretenden montar un ‘show’ deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional, y así contribuir a la campaña de descrédito -ya fracasada- que se ha emprendido contra nuestro país desde el imperio norteamericano», alegó el Gobierno venezolano. Petición de prisión Algunas figuras de la oposición criticaron que el presidente Fernández hubiera decidido recibir a su homólogo venezolano. Inclusive, llegaron a solicitar que si Maduro pisaba suelo argentino fuera detenido en Buenos Aires. La presidenta del partido opositor al Gobierno, Patricia Bullrich, presentó una denuncia contra el venezolano ante la Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos y pidió que se llevara a cabo su captura y extradición. Según informó la prensa local, dicha presentación incorporaba cargos contra Maduro por narcoterrorismo y por sus relaciones con las FARC. En declaraciones al medio brasileño ‘Folha de Sao Paulo’, Alberto Fernández se justificó: «Venezuela es parte de la Celac y Maduro está más que invitado». Tras ser cuestionado por querer recibir al mandatario chavista en su país, el presidente aseguró que «la posición de Argentina con relación a Venezuela es impulsar, a través del Grupo de Contacto, los diálogos que se están realizando en México. Creemos que pueden dar buenos resultados. La idea es que los venezolanos decidan entre venezolanos, no con nosotros».
Source: ABC