Una guardia civil mató a tiros sus dos hijas y después se suicidó en Cuenca el pasado 15 de diciembre. Paola Buforn, de 43 años, asesinó a sus dos hijas , de 9 y 11 años, en la casa cuartel de la localidad conquense de Quintanar del Rey. Un par de semanas después y con la investigación abierta, es la madre de la agente y abuela de las menores la que pide a la opinión pública que dejen de enjuiciar a su hija, además de expresar cómo se siente la familia tras este trágico suceso que ha conmovido al país entero. Un compañero del cuartel encontró los tres cuerpos sin vida en una vivienda del pabellón oficial donde residían. Ella estaba separada y carecía de antecedentes por baja psicológica . Aunque desde el entorno de la guardia civil, de origen gaditano, explicaron a este diario que el proceso de separación con su exmarido y padre de las niñas, Santiago Escribano, fue tormentoso y muy traumático para la presunta asesina de las niñas, quien se quedó con la custodia de las niñas. Como ya contó ABC, Buforn había acabado en ese pueblo primero por amor y después por una cuestión práctica , aunque nunca llegó a integrarse. Es más, pidió el traslado a Algeciras, pero no se lo concedieron. Tras dos semanas en las que los diferentes medios de comunicación nacionales no han parado de hacerse eco tanto del suceso como de la vida de Paola Buforn, su madre, Mercedes Crespo, ha salido a la luz para pedir que «se deje de investigar» a su hija y que no se le acuse «en base a nada» . La familia de Paola Buforn ha querido expresarse así a través de un comunicado al que ha tenido acceso el diario gaditano ‘Área Campo de Gibraltar’ y que reproduce la versión de la otra parte afectada por la tragedia de Quintanar del Rey. Noticia Relacionada estandar Si «No hagáis enfadar a mamá», les pedía a sus hijas el padre de las niñas asesinadas en Cuenca Cruz Morcillo Santiago habló con ellas el martes por la noche; oyó que su ex les gritaba y cree que las mató justo después La familia de Buforn ha querido emplear el escrito para defenderse de todas las críticas que está recibiendo la guardia civil y aunque no niegan los hechos, ruegan, al menos, «dejar de investigar» y de «hacer acusaciones en base a nada», porque su hija todavía es «presunta» asesina. Asimismo, lamenta que los medios de comunicación y las redes sociales estén obviando la presunción de inocencia de «unos hechos que se encuentran bajo secreto de sumario y nadie conoce». Lee aquí el comunicado íntegro de la madre de la agente Expreso mi desgarrador dolor ante la gran desgracia ocurrida de mis «niñas» nietas e hijas. La vida es el bien más preciado. Respecto a las informaciones vertidas e inventadas por familiares y vecinos, divulgadas por los medios de comunicación sin contrastar con la correspondiente documentación acreditativa en torno a la vida de mi hija y sobre unos hechos que se encuentran BAJO SECRETO DE SUMARIO y «NADIE CONOCE», quiero aclarar que la relación con el ex – marido estaba finalizada mediante divorcio que mi hija inició y se finalizó aproximadamente hace dos años, con un convenio regulador de mutuo acuerdo ratificado en el juzgado correspondiente. Lo que si me consta y no se ha publicado que mantenía una relación sentimental durante más de un año y medio muy complicada e inestable con un vecino del pueblo. Hay que dejar a los investigadores hacer su trabajo y abstenerse de enjuiciar a mi hija, cuando es presunta y hacer acusaciones en base a nada. Ruego a todos los medios de comunicación que han participado de este despropósito de actuaciones procedan a su rectificación. Pido el máximo respeto al inmenso dolor como abuela y madre por las grandes pérdidas de mis «NIÑAS». Dejarlas D.E.P y rezad por ellas. Si tengo que transmitir un enorme agradecimiento por su excelente respeto y ayuda en estos momentos a las Comandancias de la Guardia Civil de Ceuta, Algeciras y en especial a la de Cuenca, psicólogos, Coronel, Comandantes, Capitán, Cabo Mayor y demás miembros, Subdelegada de Gobierno de Cuenca, Funeraria de Cuenca y Algeciras, Concejal de Cementerios del Ayto. Algeciras. MARÍA DE LAS MERCEDES CRESPO MEJÍAS No solo han querido pedir que se deje de enjuiciar a la agente, sino que han querido manifestar el «desgarrador dolor» que sienten los familiares de la guardia civil por «la gran desgracia ocurrida» de sus «’niñas’ nietas e hijas». Por último, insta a todos los medios de comunicación «que han participado en este despropósito» que procedan a rectificar sobre todas las informaciones difundidas.
Source: ABC