El malagueño Pepe Romero, afincado en EEUU desde hace décadas, vivió una de las veladas más especiales de su carrera: regresó a su tierra y ofreció un concierto nada más y nada menos que en la plaza de toros de La Malagueta, con el acompañamiento de la Orquesta Filarmónica de Málaga.
Source: Malaga 2