¿Importa la hora del día a la que nos tomamos un medicamento? Pues depende del fármaco y del objetivo con el que lo tomamos. Un analgésico para controlar un dolor agudo, por ejemplo, puede tomarse a la hora que te haga falta, pero siempre respetando el tiempo entre tomas. Sin embargo, si estamos ante un fármaco recetado para ayudar a conciliar el sueño, seguramente tenga que tomarse un rato antes de irse a la cama. En cualquier caso, será tu médico el que te informe de si el medicamento prescrito para tu dolencia tiene una pauta horaria concreta. La cronofarmacología es la rama de la farmacología que estudia el efecto de los medicamentos en el organismo, en función de los ritmos biológicos del individuo al que se le administran. «Cuando se prescribe o se prolonga un fármaco, es fundamental que el paciente sepa porqué se le pautado un medicamento, qué dosis debe tomar, cómo ha de hacerlo y cuándo debe tomarlo. Si nos centramos en el cuándo además del intervalo entre dosis , debemos saber si se debe tomar a unas horas del día concretas «, explica a ABC Salud la doctora Mara Sempere Manuel, coordinadora del Grupo de Utilización de Fármacos de la SEMFYC. La doctora Sempere cita como ejemplos la levotiroxina, una hormona tiroidea sintética para el tratamiento de enfermedades y disfunciones de la glándula tiroides, que el paciente debe tomar en una dosis única por la mañana, con el estómago vacío, media hora antes del desayuno. Otro ejemplo son los corticoides como tratamiento para Enfermedad de Addison, cuya dosis total diaria debe administrarse dividida en dos dosis únicas (por la mañana y al mediodía). O si un paciente recibe tratamiento con lormetazepam, benzodiacepina indicada para el tratamiento de corta duración del insomnio debe tomarlo por la noche, 15 a 30 minutos antes de acostarse. Respecto a los antihipertensivos, un estudio preliminar publicado recientemente concluía que la hora a la que se toman estos medicamentos no es determinante en el control de la presión arterial , aunque hasta ahora se creía que se obtenía mayor beneficio de noche. Los investigadores siguieron a más de 21.000 personas con hipertensión arterial (HTA) durante cinco años que había sido asignados al azar para tomar sus fármacos por la mañana o por la noche. Posteriormente, los investigadores buscaron hospitalización por ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o muerte por enfermedad cardiovascular. «No hemos observado diferencia alguna», señaló el investigador. Sin embaro la doctora Sempere es cauta y asegura que el pautar este fármaco a una hora u otra depende del tipo de hipertensión que padezca el paciente, por lo que se debe individualizar. «Los profesionales sanitarios deben contribuir a mejorar la adherencia a los tratamientos, y explicar y revisar cómo y cuándo se toman los fármacos es clave», concluye la experta.
Source: ABC