Waldo Santeliz, candidato a diputado a la Asamblea Nacional de Venezuela, fue asesinado la tarde de ayer juever cuando presidía un acto político en el estado Trujillo, al oeste del país. Santeliz también tenía funciones como coordinador regional del partido Primero Justicia, cuya formación está en manos de un grupo de opositores que disiente con el presidente interino Juan Guaidó y que además ha mostrado preferencias por el chavismo.

El político, de 61 años, aspiraba a uno de los 277 escaños del Parlamento. El diputado y compañero de Santeliz, José Brito, dijo a Efe que un grupo armado llegó al lugar y los asistentes al evento fueron sometidos con armas de fuego: «Los apuntaron, los lanzaron al suelo (…) le dieron dos disparos», explicó.

Brito, a través de su cuenta en Twitter, ha acusado directamente y sin pruebas al exalcalde chavista, Michel Duque, del asesinato del candidato a las parlamentarias. «Exijo inmediatamente todo el peso de la ley para los autores materiales e intelectuales de este asesinato, liderados por el exalcalde y actual candidato Michel Duque. No podemos permitir que el hamponato y pranato se hagan actores de la política», escribió Brito en la red social. Más tarde, y en una rueda de prensa, el dirigente consideró que «debe ser detenido de forma inmediata».

De inmediato, Duque escribió en su cuenta de Twitter para exigir a las autoridades que investiguen el hecho «lo más pronto posible». El dirigente chavista también es candidato por el partido Gran Polo Patriótico, una formación política que apoya al régimen de Nicolás Maduro.

El 6 de diciembre se celebrarán en el país caribeño las elecciones parlamentarias, cuya legitimidad está en entredicho. Una parte importante de la oposición venezolana y que respalda a Guaidó considera que son fraudulentas y que carecen de transparencia, una denuncia a la que se ha adherido la Organización de Estados Americanos, la Unión Europea y también España.
Source: ABC