La presidenta del Gobierno balear, la socialista Francina Armengol, anunció ayer que el Govern está preparando un dispositivo especial para que todos los residentes isleños que ahora viven fuera del Archipiélago se puedan hacer una PCR de forma voluntaria y gratuita en caso de que decidan venir a las Islas a pasar el puente de la Constitución con sus familiares. En su comparecencia ante los medios, Armengol también avanzó que este viernes se celebraría un Consejo de Gobierno extraordinario para modificar algunas de las medidas actualmente vigentes que fueron aprobadas en su momento para favorecer la contención del coronavirus.

Armengol recordó que los ejecutivos de Baleares y de Canarias han ido pidiendo de manera reiterada al Gobierno central que en ambas comunidades se puedan aplicar controles a los pasajeros que lleguen procedentes de la Península. Ante la posibilidad de que en diciembre aún no se pueda cerrar un acuerdo en ese sentido, el Govern ha decidido preparar el citado dispositivo especial para el puente de la Constitución. Ese dispositivo está enfocado sobre todo a los estudiantes de Baleares que están hoy en la Península, si bien se extiende a todos los residentes que ahora se encuentren en esa misma situación, para poder detectar cuanto antes posibles casos de coronavirus.

La mandataria balear explicó que se habilitarán teléfonos específicos en cada isla para los mencionados residentes que tengan previsto pasar ahora unos días de descanso con sus respectivas familias. Así, les darán cita para poder hacerse la citada prueba diagnóstica gratuitamente en un centro de salud. El objetivo que se persigue con esta iniciativa es «garantizar» la máxima seguridad para esos residentes y sus familiares. «Tenemos que ser conscientes de que aún no estamos en el momento de tomar ninguna relajación, sino de seguir siendo rigurosos y cuidándonos entre nosotros, sobre todo a las personas más vulnerables», recalcó Armengol.

Por lo que respecta a las medidas de contención del coronavirus que ahora serán modificadas, Armengol confirmó que se reabrirán los parques infantiles y las áreas recreativas, que el uso de la mascarilla será obligatorio en todo momento en los lugares de trabajo o que se mantendrá la prohibición de fumar en los espacios públicos siempre que no se pueda mantener la distancia de seguridad, en las terrazas y en movimiento. Por otra parte, el toque de queda en Ibiza empezará a partir de este viernes a la medianoche, en lugar de a las 22.00 horas como hasta ahora, por la buena evolución de los datos epidemiológicos en la isla pitiusa en las últimas semanas.
Source: ABC